Entradas

Uno de los mayores tesoros que esconde nuestro pueblo es, sin lugar a duda, la gran riqueza cultural que entraña.

Fruto de su situación geográfica, el flujo continuo de diferentes culturas a lo largo de la historia es el causante de nuestro extenso repertorio folclórico. Buen ejemplo de ello es nuestra Jotica, de influencia aragonesa, conocida fuera de nuestras fronteras. Por si fuera poco, nuestro folclore recoge danzas manchegas, jotas valencianas e incluso bailes provenientes de Sudamérica. Este batiburrillo constata la variedad de nuestras costumbres.

El Hermano Pastor fue la figura que más ha contribuido a su recuperación. Este peculiar ermitaño franciscano dedicó su vida a recoger danzas y versos que nadie recordaba. Tanto es así que es el autor de nuestro himno y recompuso la olvidada Jotica.

Durante las fiestas de mayo, por ejemplo, la Rondalla, Coro y Grupo de Bailes exhiben al público buena parte de lo que él mismo enseñó a nuestros mayores. En estos actos participan incluso los más pequeños, para los que aprender e interpretar estos bailes es motivo de orgullo.

Por otra parte, la Entidad Musical Maestro Serrano, de más de cien años de historia, es el culmen de nuestra música. Jerónimo Sánchez, al mando durante más de cincuenta años, consiguió extender sus horizontes hasta llegar a lo que hoy es una banda con más de cincuenta componentes, incluso profesionales. Asimismo, el pueblo cuenta con una excelsa escuela musical para quien busque contribuir al enriquecimiento de nuestro patrimonio como hizo su apreciado director.

Los encuentros musicales que tienen lugar en Cofrentes son a fin de cuentas una delicia surgida del empeño de nuestras gentes por preservar y engrandecer nuestra cultura. Un lujo al alcance de quien quiera disfrutarlo y sentir de primera mano cómo el espíritu cofrentino sigue conservándose generación tras generación.

App Ruta del Patrimonio de Cofrentes

Ahora tienes también disponible la APP de la Ruta de Patrimonio de Cofrentes, que te guiará por nuestra hermosa población, o desde tu casa, descubriendo todos los recursos patrimoniales con que cuenta, aportándote la más completa información sobre la historia de este importante enclave, mediante una impresionante experiencia inmersiva de 360º y la realidad aumentada, de los puntos de interés y el propio Castillo.

Conoce Cofrentes de un modo 100% inmersivo gracias a la realidad virtual.

Pensando en aquellas personas que no puedan desplazarse por toda la Ruta de Patrimonio de Cofrentes, o que simplemente prefieren conocer el entorno antes de verlo presencialmente, presentamos esta herramienta que, mediante la realidad virtual, permite conocer los puntos más importantes de esta localidad situada en la confluencia de los ríos Júcar y Cabriel.

Un municipio lleno de cultura y representado en este producto, donde podrás conocer los lugares más emblemáticos de esta localidad de la provincia de Valencia.

En la confluencia de los ríos Júcar y Cabriel se sitúa Cofrentes. De origen romano, fue
este pueblo quien le dio el nombre de Confluentum. Un municipio lleno de cultura y
representado en este producto, donde podrás visitar los lugares más emblemáticos de
este municipio de la provincia de Valencia.

Podrás visitar in-situ, pero también desde tu casa esta población.

Su Castillo construido en el SXII es un importante vestigio del paso de los musulmanes. Pero en esta tierra ya habitaron, entre otros, Íberos y romanos.

No solo es importante el castillo, sino espacios tan espectaculares como es la Ermita de Nuestra Señora de la Soledad, o Las cuevas de Santa Ana, los murales de extraordinaria dimensión, los ríos Júcar y Cabriel, etc.

Esta herramienta cuenta con diversos recursos para conocer Cofrentes. Vamos a
conocer mediante una experiencia inmersiva de 360º esto puntos de interés. Y gracias
a la realidad aumentada, podrás conocer parte la historia de este pueblo, y la
importancia que tuvo y que ha tenido en la historia de la comarca.

Vas a poder visitar reconstrucciones virtuales en 3D de espacios tan importantes del
Castillo como son: el Albacar; y el Patio de Armas. Vas a poder “desplazarte”
virtualmente por estas estancias reconstruidas digitalmente, de acuerdo al
asesoramiento de equipo de Arqueología del Ayto. de Cofrentes.

Esta aplicación es propiedad del Ayuntamiento de Cofrentes y ha sido desarrollada por
Amazing-Up (www.amazing-up.es)

Ya disponible para ANDROID e iOS y en las tiendas de App Store y Google Play Store ¡A descargarla y disfrutarla toca!

Maravillas de nuestro Valle: Poblado Ibero de Meca.

Los restos de la ciudad ibérica del Castellar de Meca constituyen un impresionante conjunto y un testimonio de excepción del desarrollo urbano de los íberos, allá por el año 400 a. de C. Y es una cita a tener muy en cuenta en la próxima visita a Cofrentes y a nuestro Valle.

Está emplazado en una alargada meseta en terreno fronterizo con Castilla La Mancha. El puntal de Meca constituye un impresionante conjunto, siendo una de las ciudades ibéricas de la Edad del Bronce más espectaculares de la península.Maravillas de nuestro Valle: Poblado Ibero de Meca

Posee la declaración de Monumento Histórico – Artístico Nacional desde 1931.

La ciudad fortaleza está tallada en roca, sorprende por sus amplias dimensiones, de más de 10 ha de superficie y por su compleja red de recogida de aguas basada en canalillos y grandes y numerosos aljibes tallados en roca viva y, sobre todo, por el camino de carros de acceso al recinto, de cerca de 1 km de longitud, en el que destacan las huellas abiertas en la piedra producidas por las ruedas de los carros.

Se conservan también restos de las murallas ciclópeas, torres defensivas, casas semiexcavadas en la roca, escaleras, pesebres y abrevaderos.

Y a la importancia cultural, arquitectónica y urbanística se una la espectacularidad del paisaje a su alrededor, con 1058 metros de altura sobre el nivel del mar que permite contemplar una panorámica de gran belleza.

Muy cercano allí podréis acercaros a conocer el Abrigo de Tortosilla, la primera muestra de arte rupestre prehistórico descubierta en la Comunidad Valenciana, que con la singularidad de sus escenas de caza recolección de la miel, Maravillas de nuestro Valle: Poblado Ibero de Mecaguerra, maternidad o muerte justificó su declaración como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998.

Dos maravillosas razones más para decidir visitar Cofrentes y aprovechar el riquísimo patrimonio cultural de nuestro Valle.

Maravillas de nuestro Valle: Artesanía del Almez

Otra excusa para venir de visita por Cofrentes es conocer las maravillas de nuestros alrededores.

Por ejemplo te presentamos la Artesanía del Almez.

A tan solo 12 km de Cofrentes nos encontramos la población de Jarafuel. Su artesanía predominante es la elaboración del almez, árbol de la familia Ulmáceas, de gran longevidad y que puede alcanzar los 30 metros de altura.

Su introducción en nuestras tierras la debieron realizar los musulmanes, conocedores de sus especiales propiedades.

Es un árbol de gran tamaño, de hojas aovado lanceoladas, de corteza lisa, frutos globulosos comestibles de color negruzco y con sabor ácido y agradable, sostenidos por un largo pedúnculo que reciben el nombre de almezas, aunque en Jarafuel les llaman «lidrones». Su madera, además de ser bastante ligera, es dura y resistente, característica que la hace idónea para la elaboración de determinados utensilios agrícolas (horcas y astiles ) y bastones.Maravillas de nuestro Valle: Artesanía del Almez

Esta actividad se desarrolla dentro de un marco que comprende todas las fases del proceso productivo: cuidado y recolección de la materia prima, preparación y transformación de la misma y la distribución y comercialización del producto terminado.

El proceso productivo se caracteriza por su singularidad ya que se desarrolla en zonas muy limitadas de la geografía nacional, y por su especialidad que es la preeminencia de trabajo humano y la huella personal y diferencial del artesano en el producto final.

Fijar una fecha de inicio de la actividad sería muy difícil, puesto que su nacimiento se remonta años atrás. El nacimiento del oficio en sí se produjo como una actividad complementaría a la agrícola ganadera, sin embargo el paso del tiempo hizo que ambas se separaran. La propia evolución y transmisión de este oficio de padres a hijos hace que un gran número de personas se dediquen a esta actividad, siendo a lo largo del siglo XX uno de los principales medios de subsistencia para la población.

A mediados del siglo XX unas treinta familias se dedicaban al oficio. Con la industrialización y la emigración a las grandes ciudades se produce un abandono masivo del oficio, quedando en la actualidad unas pocas familias que conservan la tradición artesana.

Otra propuesta más para decidirte a visitar Cofrentes y su entorno.

¡Bienvenidos a la naturaleza!

Turismo cultural en Cofrentes: La Iglesia Parroquial de San José

El origen de la Iglesia Parroquial San José de Cofrentes tiene dos versiones posibles.

La primera marca el inicio en el s. XIII, asentándose sobre la base de la antigua mezquita musulmana, mientras que la otra lo ubica en el s. XVII, concretamente en 1621, tratándose de un edificio de nueva planta de orden jónico y con ocho capillas laterales y dos puertas. Estas ocho capillas laterales son los espacios entre los arcos ojivales apoyados sobre contrafuertes que constituían la nave principal. El deterioro debido al paso del tiempo hizo que los arcos se deformasen y fuese necesaria su reparación. En 1961 se reparó y desaparecieron dichos arcos y contrafuertes, además del techo abovedado de la nave de la Iglesia, quedando el espacio diáfano que podemos observar actualmente.

Turismo cultural en Cofrentes: La Iglesia Parroquial de San José

 

En la actualidad el edificio consta de una única nave para el culto, un anexo en el que se localiza la sacristía, y una torre- campanario. Los ventanales que existen actualmente se abrieron entre los contrafuertes antiguos para dar luz natural al interior. L

os muros del edificio están hechos en fábrica de mampostería irregular, enlucida y encalada. La Torre-Campanario

La Torre de la Iglesia se encuentra a los pies de la nave central, al lado de la Epístola. Consta de dos cuerpos de mampostería con ventanas de medio punto en el cuerpo superior para las campanas. Respecto a su estilo arquitectónico, tiene reminiscencias árabes, pudiendo tratarse de la transformación del antiguo minarete (según la primera versión sobre el origen de la iglesia) o por tradición constructiva (en el caso de ser un edificio de nueva planta), ya que la zona estaba habitada por un alto número poblacional de mudéjares y moriscos, a pesar de la expulsión decretada en los primeros años del s. XVII.

Además de la nave central y la torre, está la capilla de la comunión, que data de 1915. Las campanas La Torre de la Iglesia del Patriarca San José de Cofrentes, tiene cuatro campanas, Jesús (1 y 3), San Roque (2) y La Grande (4). Tres de ellas son de mediados del s. XIX, y La Grande data del año 2000.

Otra buena razón para visitar Cofrentes y explorar su patrimonio.

Aunque parezca una población de origen romano las primeras comunidades de población que habitaron las tierras de Cofrentes se remontan alrededor del primer milenio a.C.Cofrentes y su historia

Cofrentes y su historia.

Los recursos naturales prioritarios como los cinegéticos y el agua hacen del territorio un lugar ideal para los asentamientos poblacionales. Así, civilizaciones como las de la Edad del Bronce o la Ibérica han dejado restos materiales en el recinto del castillo.

De la ocupación romana, de la cual tenemos constancia según Escolano, podemos destacar las Batallas de Sertorio, cuando el territorio de Cofrentes fue testigo de algunos enfrentamientos. Además, el topónimo Cofrentes hace referencia a la ubicación del pueblo en la zona donde confluyen los ríos Júcar y Cabriel. Desciende de palabras latinas como podrían ser confluentes, o fluvius confluentes, que habría derivado en confluentum, como primer topónimo (E. Martínez Azorín, 1941), que ha perdurado hasta nuestros días.

El entorno urbano, tal como lo conocemos actualmente, se gesta desde la entrada de las primeras oleadas bereberes alrededor del siglo VIII- IX. Inicialmente se establecen en el cerro de la fortaleza, bajando y ampliando las construcciones por el entramado urbano conforme aumenta la densidad de población.

A partir del siglo XI, las estructuras de defensa de la fortaleza se alzarán en la parte más alta de la población, sobre el cerro producto de las explosiones de piroclastos de la chimenea volcánica. Desde ahí se vigilará y controlará, además del Júcar, sobre todo el cauce del Cabriel, por donde ya desde el siglo XII bajaban las maderas de la sierra de Cuenca hasta las atarazanas de la Taifa de Denia en la que se construían los barcos que mantenían el dominio andalusí en el Mediterráneo. Esta actividad “maderera” se mantendrá de forma intermitente hasta que se convertirá en la más importante económicamente durante final del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX.

El territorio cofrentino, por su ubicación fronteriza y la relevancia en el control de la ruta fluvial en dos de los ríos más importantes de la actual provincia de Valencia, siempre ha sido una zona codiciada, lo que se ha visto en el cambio de jurisdicción tanto en periodo islámico como posteriormente.

El Valle ha fluctuado perteneciendo a Murcia, Castilla y Valencia, no siempre en este orden, en varias ocasiones en épocas diferentes a cada uno de ellos hasta que, a partir de formar parte del patrimonio de Alfonso de Aragón (en 1364), ya será un señorío del Ducado de Gandía, del cual se donan y se ceden los derechos variando entre la casa de Cardona, el Marquesado de Villena o el más relevante para el territorio, el Condado de Oliva, no dejando de prestar servicio económico, al menos, a la casa de Gandía (y la familia Borja) en todo momento.

Cofrentes ha participado en la mayor parte de los episodios bélicos, Guerra de Sucesión, Independencia, o cualquiera de las Guerras Carlistas, sobre todo visible en las reparaciones en la fortaleza para el acantonamiento de tropas o milicias de defensa. Aunque uno de los episodios más característicos será la expulsión de los moriscos, ya que para Cofrentes (y el resto de pueblos del Valle a excepción de Ayora), suponía la pérdida de prácticamente la totalidad de sus habitantes. Por esto, las sublevaciones en los pueblos y finalmente en la Muela de Cortes, fueron de las más virulentas de este capítulo de la historia de España.

En Cofrentes podrás encontrar otra razón para visitarnos:

el Turismo cultural en Cofrentes: La Ermita de la Soledad.Turismo cultural en Cofrentes: La Ermita de la Soledad

El inicio de la construcción del Oratorio de la Soledad data del año 1872 y fue restaurado en el año 1942 por Federico Arocas (el Hermano Pastor), franciscano que dedicó parte de su vida a su cuidado, embellecimiento y a la recuperación del folclore cofrentino.

Está situado en la dehesa del Monte Calvario, desde donde se observa una panorámica del río Júcar.

En la Ermita se halla la imagen de la Virgen de la Soledad, una virgen venerada por los cofrentinos desde los años cuarenta.

La casa del Hermano Pastor va unida a la Ermita de la Soledad. En su interior se pueden observar las estancias de la casa del sacerdote, una cocina y una habitación, separadas una de otra por una cortina de esparto que él mismo trenzó. Frente a su camastro, realizado de obra y con el colchón lleno de hojas de panocha, cuelga sobre la pared un ataúd de tablones de madera, realizado por él mismo. Este ataúd le acompañó colgado en la pared todo el tiempo que estuvo residiendo en la casa.

Una de las muchas virtudes que poseía el hermano Pastor era la de trenzar esparto.  Realizó con este material los taburetes, los estantes para los libros, los marcos de las fotografías y las alforjas de la ermita.

Las personas que contemplaban sus trabajos se quedaban admirados y le pedían que les realizara alguna pieza. Entre las muchas que realizó, destaca la alfombra que tejió para el conde Espoz y Mina y en la que trabajó durante dos años.

Una excelente oportunidad para seguir conociendo Cofrentes y su entorno, que te envolverá por sus paisajes, excelente gastronomía y gentes.

Se encuentra situada en el término municipal de Jalance, en un paraje natural de singular belleza conformado por una gran extensión de bosque mediterráneo que justifica su gran interés turístico.

Cofrentes y La Cueva de Don Juan

La cavidad, de 400 metros de longitud,  guarda en su interior amplias salas con curiosas formas de estalactitas y estalagmitas, creadas caprichosamente por la naturaleza. En la gruta se encontraron importantes restos arqueológicos que indican que fue habitada durante el Mesolítico y, posteriormente, en la Edad de Bronce Cofrentes y la Cueva de Don JuanValenciano.

La cueva tiene también interés histórico porque fue refugio de los moriscos expulsados. Se cuenta que en las afueras de este histórico enclave hubo una importante disputa por quedarse con el botín que en ella guardaban los moriscos. Don Juan de Córdoba (maese del campo del tercio de Lombardía), Don Juan de Pacheco, (cabo de la caballería y hermano del virrey de Valencia) y Don Juan de Vergara (arrendatario de las rentas señoriales del valle de Cofrentes lucharon por quedarse con este botín. No se sabe quién se lo apropió pero sí que se llamaba Don Juan, lo que dio nombre a la gruta.

El espacio dispone de buenos accesos para todo tipo de vehículos y se encuentra a sólo 12 kilómetros  de Jalance.

Para facilitar su visita ha sido acondicionada con caminos, barandillas y sobre todo con una adecuada iluminación.

Esta cueva no posee pinturas rupestres pero a lo largo de toda la zona del Valle se pueden encontrar interesantes manifestaciones artísticas del arte Mesolítico Mediterráneo. Son destacables los siguientes enclaves: el Abrigo del Sordo en Ayora; el Abrigo de los Monteses al pie de la Muela de Cortes de Pallás o la Cueva de la Araña en las cercanías de Bicorp.

Otra buena razón para venir a Cofrentes y desde aquí visitar todo el patrimonio que posee nuestro Valle.

Hoy les presentamos la Ruta del Patrimonio en Cofrentes.

El trazado sinuoso de las calles de Cofrentes, que data de época islámico y que apenas ha sufrido variaciones con el transcurso de los siglos, nos invita a pasear y descubrir los elementos de su patrimonio.Ruta del patrimonio en Cofrentes

Arrancamos la ruta al pie del castillo. La fortaleza domina no sólo el pueblo, sino también la confluencia de los ríos Júcar y Cabriel, atalaya privilegiada que contempla siglos de historia de tráfico de madera por sus dominios.

La bienvenida al castillo nos la da el primero de los paneles cerámicos, que utilizando el río Cabriel como eje conductor nos narra los duros enfrentamientos de la expulsión morisca. La visita al castillo es obligada y aconsejada para conocer su historia, su reloj, y disfrutar de unas vistas que por sí mismas merecen la ascensión hasta lo más alto de la Torre del Homenaje.

La salida del castillo nos deja junto a la iglesia Parroquial de San José, y de ahí encaminamos nuestros pasos hacia un rincón para descansar dedicado al Hermano Pastor; y paseando llegaremos a unos de los miradores de Cofrentes, la Era del Chulo, enclavado prácticamente sobre la confluencia de los ríos Júcar y Cabriel, que alberga el segundo de los paneles cerámicos que recrea la expulsión de los moriscos.

Callejeando alcanzaremos el límite del casco urbano donde encontraremos la Ermita de la Soledad, en cuya ascensión pasaremos por las catorce estaciones del Vía Crucis.

Volviendo sobre nuestros pasos volvemos a sumergirnos en las calles de Cofrentes para llegar a la Plaza Julio Ángel Pardo (o plaza de abajo), donde se sitúa el último de los paneles cerámicos que recrean la expulsión de los moriscos. Aquí podremos reponer nuestras fuerzas disfrutando de un buen plato de rabo de cerdo y unos vinos o cervezas en cualquiera de los establecimientos de esta plaza.

Desde la plaza continuamos el descenso hasta alcanzar el antiguo lavadero ahora restaurado.

Deshaciendo nuestros pasos vamos ascendiendo por la empinada calle San Antonio para llegar al punto de partida, el castillo, donde finalizamos la ruta por el patrimonio cultural y arquitectónico del municipio.

 

El Valle de Cofrentes: Vacaciones placenteras y activasEl Valle de Cofrentes: Vacaciones placenteras y activas

El Valle de Cofrentes comprende las localidades de Cofrentes, Cortes de Pallás, Jarafuel, Jalance, Teresa de Cofrentes, Zarra y Ayora. La depresión se abre al suroeste de la provincia de Valencia y está limitada por las sierras del Boquerón, Sierrecilla y Palomera, por el poniente; y la muela de Cortes de Pallás y el macizo de Caroche, al este.

Los  ríos que recorren las tierras del valle junto con su flora y su fauna constituyen un espectacular paraje y lo convierten en uno de los grandes atractivos turísticos de la Comunitat Valenciana. El águila real, la liebre la cabra montesa, el muflón o el jabalí son algunas de las especies que habitan la hermosa y accidentada orografía de esta tierra.

Manifestaciones artísticas que se encuentran en varias cuevas y abrigos y presentan al viajero curiosas muestras del arte Mesolítico Mediterráneo.

El cultivo de esta zona es el olivo, la vid, el almendro y los cereales de secano típicos de su clima continental. Respecto a la flora, se encuentra un gran manto verde formado por monte bajo romero, tomillo, aliagas y pinadas.  El Pico Sierrecilla (903 metros), Las Atalayas (984 metros), Puntal de Arciseco (1.018), Caroche (1.126 metros) y Palomera (1.200 metros) son las cimas que conforman la depresión. Al norte del valle confluyen, junto a Cofrentes, las aguas remansadas de los ríos  Júcar y Cabriel que, son alimentados por diversas ramblas y arroyos.

El crucero fluvial por el Júcar es la primera ruta fluvial turística de la Comunitat Valenciana. Un espectacular y relajante paseo por el tramo del río Júcar entre Cofrentes y Cortes de Pallás.

Una espectacular oferta histórica, cultural y de multiaventura por todo el Valle hacen de éste una extraordinaria opción para preparar unas merecidas y placenteras vacaciones activas. Para disfrutar con su familia, amigos, compañeros, con su pareja… con quien quiera, porque encontrará una oferta adaptada al visitante.

El Valle de Cofrentes cuenta con el Balneario de Hervideros, uno de los más importantes y conocidos de España, cuyo complejo ocupa una extensión de 2.000.000 de m² y se encuentra a 400 mts de altitud.

Al valle se puede acceder desde varios puntos. Por el Norte, desde Valencia o Madrid se llega, tras abandonar la A-3 a la altura de Requena, por la N-330. Por el Sur, desde Alicante o Albacete, por las carreteras A-35 y A-31 hasta Almansa, y desde allí por la N-330. Por el Oeste, desde Albacete por la carretera CM-332, posteriormente por la CV-440 al llegar a la Comunitat Valenciana, y que llega a la población de Ayora.

Si quieres programar tus vacaciones te podemos ayudar pulsando este link