Cofrentes es uno de esos lugares donde la Naturaleza ha decidido dejar su impronta en forma de paisajes espectaculares, una frondosa flora y una variada fauna. Bosques, ríos y cielo se dan la mano en este privilegiado lugar.

Hasta sus tradiciones tienen que ver con la naturaleza. La Maderada, jornada en la que se rememora un antiguo oficio como es el de los encargados del transporte de troncos por el río, no se entendería sin el agua y el bosque.

El Ayuntamiento de Cofrentes ha elaborado dos rutas ornitológicas, una junto al rio Cabriel y otra en la orilla del embalse de embarcaderos. Las especies que se pueden avistar son numerosas. Destacan el somormujo lavanco, la golondrina dáurica, el martín pescador, la focha común y hasta el cormorán grande, pero también pueden verse petirrojos, bejarucos europeos, aguiluchos laguneros occidentales o garzas reales, entre muchas otras especies.

Por las condiciones naturales y climatológicas, pueden observarse aves durante todo el año, y aunque, pueda parecer que en primavera hay más variedad, también las hay que visitan la zona en otoño-invierno.

Para la observación de las aves es necesario seguir una serie de normas, pues el bienestar de las especies debe ser el principal interés de todos los practicantes, quienes, además, deben respetar los derechos de los propietarios de las fincas y del resto de personas que se encuentran en la zona de observación.

Y, sobre todo, deben intentar no interferir en la vida ordinaria de los ejemplares observados.