Entradas

Turismo cultural en Cofrentes: La Ermita de la Virgen de los Desamparados

Esta ermita dedicada a la la Virgen de los Desamparados es la capilla del Balneario de Hervideros, que se halla a unos 4 km al oeste de la población de Cofrentes en dirección Albacete, aguas arriba del río Cabriel y a casi 500 m de altitud. La capilla queda situada en la parte izquierda de la amplia avenida que recorre el balneario.

Construida en el año 1934, sirve para el culto religioso de los empleados y huéspedes del establecimiento durante su temporada de apertura. El balneario abrió sus puertas en 1908, llegando a ser uno de los más importantes centros de veraneo de València a mediados del siglo pasado. Con tres manantiales declarados de Utilidad Pública, actualmente es de propiedad municipal y es explotado y gestionada por una empresa privada.Turismo cultural en Cofrentes: La Ermita de la Virgen de los Desamparados

Es un bonito edificio en el que destacan sus dos esbeltas y graciosas torres-campanario en los laterales y los ventanales superiores de la fachada sobre los que se levanta el frontón triangular rematado por cruz. La puerta es de arco de medio punto imitando el estilo románico, y se accede a ella por una escalinata doble paralela a la entrada.

El interior es de nave única con pequeño crucero en el que se abre una media cúpula decorada con frescos representando la Gloria de la Inmaculada Concepción.

Tiene coro a los pies, amplio y provisto de una balaustrada de madera. El presbiterio, ligeramente elevado, se cierra en ábside poligonal y queda enmarcado por un arco ojival. Tras el altar un retablo neoclásico rematado por la frase Mater Desertorum alberga en su hornacina la imagen de la Virgen de los Desamparados, flanqueada por otras de San José y el Sagrado Corazón de Jesús.

Otra buenísima razón para visitar Cofrentes y su Balneario de Hervideros. ¡Cuando se pueda!

¡Les estamos esperando! Bienvenidos a la naturaleza.

Turismo cultural en Cofrentes: La Iglesia Parroquial de San José

El origen de la Iglesia Parroquial San José de Cofrentes tiene dos versiones posibles.

La primera marca el inicio en el s. XIII, asentándose sobre la base de la antigua mezquita musulmana, mientras que la otra lo ubica en el s. XVII, concretamente en 1621, tratándose de un edificio de nueva planta de orden jónico y con ocho capillas laterales y dos puertas. Estas ocho capillas laterales son los espacios entre los arcos ojivales apoyados sobre contrafuertes que constituían la nave principal. El deterioro debido al paso del tiempo hizo que los arcos se deformasen y fuese necesaria su reparación. En 1961 se reparó y desaparecieron dichos arcos y contrafuertes, además del techo abovedado de la nave de la Iglesia, quedando el espacio diáfano que podemos observar actualmente.

Turismo cultural en Cofrentes: La Iglesia Parroquial de San José

 

En la actualidad el edificio consta de una única nave para el culto, un anexo en el que se localiza la sacristía, y una torre- campanario. Los ventanales que existen actualmente se abrieron entre los contrafuertes antiguos para dar luz natural al interior. L

os muros del edificio están hechos en fábrica de mampostería irregular, enlucida y encalada. La Torre-Campanario

La Torre de la Iglesia se encuentra a los pies de la nave central, al lado de la Epístola. Consta de dos cuerpos de mampostería con ventanas de medio punto en el cuerpo superior para las campanas. Respecto a su estilo arquitectónico, tiene reminiscencias árabes, pudiendo tratarse de la transformación del antiguo minarete (según la primera versión sobre el origen de la iglesia) o por tradición constructiva (en el caso de ser un edificio de nueva planta), ya que la zona estaba habitada por un alto número poblacional de mudéjares y moriscos, a pesar de la expulsión decretada en los primeros años del s. XVII.

Además de la nave central y la torre, está la capilla de la comunión, que data de 1915. Las campanas La Torre de la Iglesia del Patriarca San José de Cofrentes, tiene cuatro campanas, Jesús (1 y 3), San Roque (2) y La Grande (4). Tres de ellas son de mediados del s. XIX, y La Grande data del año 2000.

Otra buena razón para visitar Cofrentes y explorar su patrimonio.

Ruta al Volcán Cerro de Agras.

El Volcán Cerro de Agras tiene situado su punto más alto a 527 metros sobre el nivel del mar y domina una espectacular panorá- mica sobre los ríos Júcar y Cabriel, y sobre el casco urbano de Cofrentes, justo enfrente de su castillo.Ruta al Volcán Cerro de Agras

Un sendero, el PR-CV 379 nos lleva desde el casco urbano de Cofrentes hasta la cima del volcán en un agradable recorrido entre campos y bosque. También se puede acceder hasta la base del monte en vehículo propio y luego subir andando el último tramo, o bien aprovechar las rutas del tren turístico. A primera y última hora del día podemos encontrar en nuestro camino alguna cabra montesa, uno de los elementos más característicos de la fauna de la zona.

La ascensión hacia la cima nos va adelantando unas vistas que se presentan en la parte más alta del volcán ante nosotros en todo su esplendor. El río Cabriel, con el castillo en primer plano y el casco urbano de Cofrentes tras él, a su derecha el pico de la Muela, y a la izquierda la zona de Embarcaderos.

La visión panorámica invita a recrearse en las extraordinarias vistas durante un buen rato en la cima del Volcán Cerro de Agras.

Cerro de Agras es el único volcán visitable de la Comunitat Valenciana y el afloramiento volcánico más reciente de la autonomía. El volcán tiene un extraordinario valor didáctico. Se trata de los restos de un estratovolcán estromboliano constituido por un cono de piroclastos, coladas y lava basáltica.

En el volcán de Cofrentes se han observado coladas basálticas cubriendo depósitos granulares atribuidos al Pleistoceno Superior – Cuaternario. Mediante datación radiométrica, se ha estimado que estuvo activo hace menos de dos millones de años, con probable actividad durante el Cuaternario antiguo.

 

Las Areas recreativas en Cofrentes.

Imagínate un momento de descanso, unas fotografías a orillas del río, un refrigerio a la sombra, disfrutar con los juegos infantiles,… muchas son las cosas que se pueden hacer en las áreas recreativas y parques de Cofrentes.areas recreativas en cofrentes

Siguiendo el sendero que lleva al Cabriel desde la parte baja del casco urbano, en apenas diez minutos a pie llegamos al Área Recreativa del Cabriel. Allí nos reciben las aguas tranquilas del río, con una vista prodigiosa del castillo que lo domina.

En el Área Recreativa del Cabriel disponemos de bancos, mesas, fuente o juegos para pasar un agradable rato. Es el lugar donde en el mes de Mayo se celebra la fiesta de la Maderada y punto de paso de senderos, rutas btt e itinerarios ecuestres.

En la carretera que lleva al Embarcadero de la Ruta Fluvial por el Júcar encontramos el Área Recreativa del Campo del Cura. Situada estratégicamente en el cruce de caminos que nos lleva bien al Embarcadero o bien a las Salinas, con un sendero y una ruta ecuestre que pasan por él, está en una pinada que invita al descanso y el disfrute de la naturaleza.

Si seguimos hacia el Embarcadero desde el Campo del Cura, llegamos a otro área recreativa, lugar de expansión y descanso desde donde zarpa el barco que realiza la Ruta Fluvial por el Júcar.

En pleno casco urbano encontramos el parque municipal. Unido a las pistas deportivas, es un pulmón verde dentro de Cofrentes, dotado con todo tipo de instalaciones.

En  Cofrentes podrás encontrar todas estas áreas recreativas y muchas cosas más que harán de tu jornada en Cofrentes un día inolvidable.

 

Senderismo en Cofrentes.

Destacamos la presencia de manantiales de aguas termales. Y como no disfrutar de nuestras rutas de senderismo, homologadas, perfectamente señaladas y otras diseñadas y guiadas, en la que la fusión de naturaleza y persona se hace indispensable en las que descubrirás pasos y lugares que ni te imaginabas.Senderismo en Cofrentes

Cofrentes cuenta con cuatro senderos de pequeño recorrido (PR) homologados:

PR-CV 379 – RUTA VOLCÁNICA Este sendero discurre en su mayor parte por caminos rurales que se utilizaron antaño para la explotación minera que se desarrolló en el cono del Volcán Cerro de Agras (527 m). La ruta comienza en la Tourist Info de Cofrentes, junto al castillo, construido sobre una antigua chimenea volcánica. Desde este punto nos dirigimos hacia el norte y cruzamos el Río Cabriel por el Puente de Hierro de la N-330. A mano izquierda tomamos una senda por la que ascendemos cómodamente hasta llegar a unos antiguos corrales. En este punto enlazamos con camino rural que nos conducirá al cráter, y desde el que se puede observar todo el Valle, así como vistas privilegidas de la confluencia de los ríos Júcar y Cabriel.

PR-CV 380 – RÍO CABRIEL Y BALNEARIO DE HERVIDEROS El sendero que recorre el Río Cabriel bordea el cauce por ambas orillas, recorriendo el magnífico bosque de galería existente y apreciando interesantes formaciones geológicas, tanto de origen volcánico como sedimentario. A tan sólo 1 km de Cofrentes se encuentra el Área Recreativa del Cabriel. Todavía se conservan las casetas para medir el caudal del río, pequeños puentes que indican el antiguo trazado de la carretera desde Cofrentes hasta las pedanías de Alcance y Basta, donde se localiza la central hidroeléctrica. La variante PR-CV 380.1 deja el cauce del Río Cabriel para llegar al Balneario de Hervideros. Desde el balneario la ruta continúa en dirección al macizo de La Muela (550 m), que sirve de atalaya para observar el Valle.

PR-CV 381 – MONTE ALCOLA – SÁCARAS Esta ruta discurre por el sureste del término municipal de Cofrentes, por la zona de los cañones del Júcar y el Valle de Sácaras, próxima a la Reserva Natural de Caza de la Muela de Cortes. El sendero principal enlaza con el Sendero de Gran Recorrido GR-7, que transcurre desde Pirineos hasta Tarifa. El sendero tiene una variante (PR-CV 381.1), de dificultad alta, que asciende por el Barranco de la Cueva Negra hasta alcanzar la parte alta del Monte de Alcola. Desde allí la ruta planea por pistas forestales y vuelve a descender por el cortafuegos hasta alcanzar de nuevo el sendero principal, mientras se disfruta de vistas espectaculares de Sácaras y del Cañón del Júcar. Se trata de una de las zonas más abruptas del término, donde es posible observar algunas de las especies que conforman la gran diversidad de la fauna cofrentina, como la cabra montesa, el muflón, el jabalí, el cernícalo, el halcón, el mochuelo o el águila perdicera.

PR-CV 382 – EMBARCADEROS Y CASTILLO DE CHIREL Este sendero lineal de 8,5 kilómetros de longitud sirve de enlace entre los castillos de Cofrentes y Chirel. Ambas fortificaciones tuvieron su importancia al encontrarse en la frontera entre los reinos musulmanes del sur y los reinos cristianos de Aragón y Castilla. El primer tramo constituye un agradable paseo a orillas del Júcar, el Área Recreativa del Campo del Cura y el Embalse de Embarcaderos. El patrimonio ambiental también está presente al recorrer el bosque de ribera, que alberga una variada diversidad de aves y mamíferos. Desde Embarcaderos se toma una senda ascendente de 1,8 kilómetros hasta alcanzar la pista asfaltada de Cofrentes a Cortes de Pallás, para continuar por ella durante 1,7 kilómetros más. En este punto se toma la senda a mano derecha del camino que asciende hasta el castillo de Chirel.

Unas magníficas propuestas para disfrutar del senderismo en Cofrentes.

Podrás descargarte aquí el folleto con la red de senderos de Cofrentes.

 

Aunque parezca una población de origen romano las primeras comunidades de población que habitaron las tierras de Cofrentes se remontan alrededor del primer milenio a.C.Cofrentes y su historia

Cofrentes y su historia.

Los recursos naturales prioritarios como los cinegéticos y el agua hacen del territorio un lugar ideal para los asentamientos poblacionales. Así, civilizaciones como las de la Edad del Bronce o la Ibérica han dejado restos materiales en el recinto del castillo.

De la ocupación romana, de la cual tenemos constancia según Escolano, podemos destacar las Batallas de Sertorio, cuando el territorio de Cofrentes fue testigo de algunos enfrentamientos. Además, el topónimo Cofrentes hace referencia a la ubicación del pueblo en la zona donde confluyen los ríos Júcar y Cabriel. Desciende de palabras latinas como podrían ser confluentes, o fluvius confluentes, que habría derivado en confluentum, como primer topónimo (E. Martínez Azorín, 1941), que ha perdurado hasta nuestros días.

El entorno urbano, tal como lo conocemos actualmente, se gesta desde la entrada de las primeras oleadas bereberes alrededor del siglo VIII- IX. Inicialmente se establecen en el cerro de la fortaleza, bajando y ampliando las construcciones por el entramado urbano conforme aumenta la densidad de población.

A partir del siglo XI, las estructuras de defensa de la fortaleza se alzarán en la parte más alta de la población, sobre el cerro producto de las explosiones de piroclastos de la chimenea volcánica. Desde ahí se vigilará y controlará, además del Júcar, sobre todo el cauce del Cabriel, por donde ya desde el siglo XII bajaban las maderas de la sierra de Cuenca hasta las atarazanas de la Taifa de Denia en la que se construían los barcos que mantenían el dominio andalusí en el Mediterráneo. Esta actividad “maderera” se mantendrá de forma intermitente hasta que se convertirá en la más importante económicamente durante final del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX.

El territorio cofrentino, por su ubicación fronteriza y la relevancia en el control de la ruta fluvial en dos de los ríos más importantes de la actual provincia de Valencia, siempre ha sido una zona codiciada, lo que se ha visto en el cambio de jurisdicción tanto en periodo islámico como posteriormente.

El Valle ha fluctuado perteneciendo a Murcia, Castilla y Valencia, no siempre en este orden, en varias ocasiones en épocas diferentes a cada uno de ellos hasta que, a partir de formar parte del patrimonio de Alfonso de Aragón (en 1364), ya será un señorío del Ducado de Gandía, del cual se donan y se ceden los derechos variando entre la casa de Cardona, el Marquesado de Villena o el más relevante para el territorio, el Condado de Oliva, no dejando de prestar servicio económico, al menos, a la casa de Gandía (y la familia Borja) en todo momento.

Cofrentes ha participado en la mayor parte de los episodios bélicos, Guerra de Sucesión, Independencia, o cualquiera de las Guerras Carlistas, sobre todo visible en las reparaciones en la fortaleza para el acantonamiento de tropas o milicias de defensa. Aunque uno de los episodios más característicos será la expulsión de los moriscos, ya que para Cofrentes (y el resto de pueblos del Valle a excepción de Ayora), suponía la pérdida de prácticamente la totalidad de sus habitantes. Por esto, las sublevaciones en los pueblos y finalmente en la Muela de Cortes, fueron de las más virulentas de este capítulo de la historia de España.

En Cofrentes podrás encontrar otra razón para visitarnos:

el Turismo cultural en Cofrentes: La Ermita de la Soledad.Turismo cultural en Cofrentes: La Ermita de la Soledad

El inicio de la construcción del Oratorio de la Soledad data del año 1872 y fue restaurado en el año 1942 por Federico Arocas (el Hermano Pastor), franciscano que dedicó parte de su vida a su cuidado, embellecimiento y a la recuperación del folclore cofrentino.

Está situado en la dehesa del Monte Calvario, desde donde se observa una panorámica del río Júcar.

En la Ermita se halla la imagen de la Virgen de la Soledad, una virgen venerada por los cofrentinos desde los años cuarenta.

La casa del Hermano Pastor va unida a la Ermita de la Soledad. En su interior se pueden observar las estancias de la casa del sacerdote, una cocina y una habitación, separadas una de otra por una cortina de esparto que él mismo trenzó. Frente a su camastro, realizado de obra y con el colchón lleno de hojas de panocha, cuelga sobre la pared un ataúd de tablones de madera, realizado por él mismo. Este ataúd le acompañó colgado en la pared todo el tiempo que estuvo residiendo en la casa.

Una de las muchas virtudes que poseía el hermano Pastor era la de trenzar esparto.  Realizó con este material los taburetes, los estantes para los libros, los marcos de las fotografías y las alforjas de la ermita.

Las personas que contemplaban sus trabajos se quedaban admirados y le pedían que les realizara alguna pieza. Entre las muchas que realizó, destaca la alfombra que tejió para el conde Espoz y Mina y en la que trabajó durante dos años.

Una excelente oportunidad para seguir conociendo Cofrentes y su entorno, que te envolverá por sus paisajes, excelente gastronomía y gentes.

Se encuentra situada en el término municipal de Jalance, en un paraje natural de singular belleza conformado por una gran extensión de bosque mediterráneo que justifica su gran interés turístico.

Cofrentes y La Cueva de Don Juan

La cavidad, de 400 metros de longitud,  guarda en su interior amplias salas con curiosas formas de estalactitas y estalagmitas, creadas caprichosamente por la naturaleza. En la gruta se encontraron importantes restos arqueológicos que indican que fue habitada durante el Mesolítico y, posteriormente, en la Edad de Bronce Cofrentes y la Cueva de Don JuanValenciano.

La cueva tiene también interés histórico porque fue refugio de los moriscos expulsados. Se cuenta que en las afueras de este histórico enclave hubo una importante disputa por quedarse con el botín que en ella guardaban los moriscos. Don Juan de Córdoba (maese del campo del tercio de Lombardía), Don Juan de Pacheco, (cabo de la caballería y hermano del virrey de Valencia) y Don Juan de Vergara (arrendatario de las rentas señoriales del valle de Cofrentes lucharon por quedarse con este botín. No se sabe quién se lo apropió pero sí que se llamaba Don Juan, lo que dio nombre a la gruta.

El espacio dispone de buenos accesos para todo tipo de vehículos y se encuentra a sólo 12 kilómetros  de Jalance.

Para facilitar su visita ha sido acondicionada con caminos, barandillas y sobre todo con una adecuada iluminación.

Esta cueva no posee pinturas rupestres pero a lo largo de toda la zona del Valle se pueden encontrar interesantes manifestaciones artísticas del arte Mesolítico Mediterráneo. Son destacables los siguientes enclaves: el Abrigo del Sordo en Ayora; el Abrigo de los Monteses al pie de la Muela de Cortes de Pallás o la Cueva de la Araña en las cercanías de Bicorp.

Otra buena razón para venir a Cofrentes y desde aquí visitar todo el patrimonio que posee nuestro Valle.

Gastronomía del Valle: La Ollica Cofrentina.

Otra muestra de la variada gastronomía típica cofrentina, La Ollica.

Entre la distinta variedad que podemos encontrar hoy les presentamos la Ollica CofrentinaGastronomía del Valle: La Ollica Cofrentina

Está realizada con ingredientes típicos de la zona.realizada con judías pintas, cardos, huesos de jamón, pie de cerdo, tocino, hueso de espinazo, morcilla, carne de cordero y patatas.

Para preparar una buena Ollica Cofrentina nos hará falta:

1/2 kg. De judías pintas

1/2 kg. de cardos o pencas

1 hueso de jamón

2 huesos de espinazo de cerdo

1 trozos de oreja de cerdo

1 pie de cerdo

3 morcillas de cebolla de orza

100 gr. de tocino

3 patatas grandes troceada

¿Cómo lo preparamos?

En un puchero de barro se introducen las judías, los cardos y el hueso de jamón. Se deja cocer durante un cuarto de hora y se le añade el resto de ingredientes, salvo las morcillas, que se echan unos 20 minutos antes de retirar el puchero del fuego, echándole un poco de azafrán.

En total deberá cocer a fuego lento durante 4 o 5 horas.

Tienes también otra opción: Visitar Cofrentes y acudir a algunos de los restaurantes de la población y pedir por encargo este suculento plato. Te dejará entusiasmado!

¡Buen apetito!

Gastronomía del Valle: El arroz al horno.

El arroz al horno es uno de los platos típicos de la Comunitat Valenciana. Existen variaciones según la zona donde se cocina. Se prepara de forma sencilla y queda realmente sabroso, además de tener la ventaja que se mantiene en su punto durante más tiempo que el que se prepara de otra forma, lo que lo hace ideal por si no vamos a comerlo recién acabado de hornear. Necesitaremos Gastronomía del Valle: El arroz al horno

– 400 gramos de arroz
– 800 ml de caldo de cocido
– 250 gramos de garbanzos en remojo
– 400 gramos de tomate triturado
– 200 gramos de panceta fresca
– 800 gramos de costilla de cerdo
– Dos buenas morcillas cebolleras
– Un tomate maduro
– Una cabeza de ajos
– Sal
– Azafrán

Para cocinarlo, lo primero que hay que hacer es poner el caldo del cocido a calentar.

Con el caldo en el fuego, se sala y se trocea la panceta y las costillas de cerdo, se pinchan las morcillas y se pone todo a dorar en una sartén con un poco de aceite. Si se prefiere, se puede utilizar panceta seca y también añadir un par de chorizos. También se suele incluir patata.

Pero vamos a detallarlo un poco más:

Cogemos una sartén grande y echamos en ella un chorreón de aceite de oliva virgen y en la misma vamos a ir friendo un poco las costillas, la panceta y la morcilla, a fuego medio y dándoles la vuelta para que se hagan por todos lados. Una vez que estén levemente hechas por todos lados, sacaremos todos estos ingredientes de la sartén y reservaremos para más adelante. En esa misma sartén vamos a saltear el arroz y los garbanzos durante unos minutos. Pasados dos o tres minutos agregaremos el tomate triturado y cocinamos a fuego suave otro par de minutos. Mientras encendemos el horno a 220ºC para precalentarlo mientras acabamos la preparación del plato.

Después de realizar el paso anterior, cogeremos una fuente o bandeja de tamaño adecuado y que sea apta para el horno, y echaremos en ella el contenido de la sartén y los trozos de costilla, panceta y morcilla que habíamos salteado antes. Agregaremos una cabeza de ajo y un tomate cortado en dos mitades, y por último agregaremos el caldo de cocido que habíamos mantenido caliente. Una vez que el horno alcance la temperatura deseada, meteremos la fuente en el mismo y hornearemos unos 20-25 minutos, tiempo tras el cual el arroz debe haber consumido todo el caldo y por tanto debe estar tierno, al igual que los garbanzos. Si no fuera así, lo mantendremos unos minutos más y si es necesario agregaremos algo más de caldo o agua, mejor si están calientes, y una vez que el arroz esté en su punto, ya podrás dejar reposar unos minutos y servir este exquisito plato.